Conservar la atomsfera y mantener el ambiente y la calidad espacial de este local, recuperar los elementos de la arquitectura tradicional y dar valor al paso del tiempo, es el reto que se ha planteado como punto de partida. La rehabilitación del patrimonio se ha convertido en un tema central de la arquitectura para adaptarla a un nuevo uso terciario. La incorporación de los dos despachos adyacentes genera un nuevo eje de circulación y dialoga con los elementos preexistentes en los que se entrelazan y se fusionan en una atmósfera única. La incorporación de las lamas verticales de madera como lenguaje de los nuevos despachos para tamizar la luz, consigue filtrar los visuales y produce un juego muy atractivo que refuerza el recorrido del eje principal del pasillo. Se pretende combinar el color, las piezas geométricas y la madera generando un ritmo, dotándolas de una gran expresividad y plasticidad. El resultado es una escenografía potente y rítmica a medida que se avanza hacia el interior del local, captando de esta manera el interés del visitante. La intervención precisa que se realiza en los despachos posteriores incorpora con decisión la madera de nogal nacional rasurada en los armarios y dan un carácter pautado. Se muestran los elementos singulares existentes a través de una cuidadosa operación de eliminación del qué es superfluo. Mediante la eliminación de esta capa de pintura blanca que cubre todo el espacio y la configuración de nuevos materiales, se consigue establecer relaciones favorables entre espacios y usos, así como texturas y colores que aporten versatilidad a los espacios. En los cierres de madera de fachada se procede a decapar la pintura blanca que presenta en la actualidad y se buscara el color de madera original.

Se da valor a la determinación inicial de reconocer los materiales originales como son el pavimento hidráulico, la madera y las pinturas. La claridad de los espacios resultantes culmina una obra que aprovecha e integra muy bien los elementos preexistentes con aquellos que forman parte de la nueva intervención. Finalmente el descubrimiento de los frescos escondidos complementa y enriquece los limitadísimos recursos de luz natural del local desde el exterior.

Espacio modernista en el corazón de l'Eixample

2019